Ir al contenido principal

Entradas

Debates, luego aprendes.

Recuerdo cuando estaba en el colegio que hicimos un Equipo de Debate. Nos encantaba explorar ideas, adoptar y defender todos los puntos de vista acerca de cualquier tema de actualidad. Investigábamos y nos documentábamos.     Recuerdo que obligué a mi padre a comprar El Diccionario Enciclopédico Larousse, y nos regalaron un mueble para poner encima la Tele y debajo los 16 tomos. Me encantaba perderme entre definiciones y hechos históricos.

   Estábamos informados, pero, sobre todo, estábamos ilusionados por aprender cada día de algún tema que nos sacara de la rutina de las clases.   Nos permitió hablar en público, nos permitió defender nuestras ideas, nos permitió entender las ideas de los demás. Desarrollamos mucha empatía, porque teníamos que aprender de nuestros adversarios dialécticos, comprenderlos para debatirlos. Nos permitió adoptar una escucha activa para buscar argumentos. Nos permitió analizar y estudiar las asignaturas de las clases.
    Recuerdo que una vez analizamos…
Entradas recientes

¿Juegas a iMaginar?

Recordando las conversaciones que mantenía con mi abuelo durante nuestras largas caminatas hasta el anochecer, recordé un juego al que solíamos jugar:
jugábamos a imaginar.

-. Abuelo, ¿te imaginas que cerramos los ojos fuerte, fuerte, durante 5 minutos y al abrirlos estamos en Egipto?
(En ese momento cerraba mis ojos con todas mis fuerzas y me concentraba en las Pirámides)
-. Sí, podemos intentarlo. Cerramos los ojos a la de tres y nos concentramos.

-. Vale Abuelo. (yo sabía que mi abuelo los mantenía abiertos, para cuidarme y describirme el paisaje egipcio)

-. Una, dos y…
¿Juegas?
iMagina...

iMagina...

iMagina por un momento que tienes ganas de cambiar de vida, que quieres conseguir lo que otros han conseguido. Tener éxito. Vivir para vivir y no para trabajar. Lanzar una nueva idea, un nuevo producto. Conseguir más ventas. Redirigir tu empresa, tu vida. Cambiar de empleo. Conseguir uno. Embarcarte y emprender un negocio. Hablar en público. Persuadir, convencer, vender. Motivar, negociar, comunicar. Liderar.
iMagina por un instante que lo has conseguido.
¿Cómo te sientes?
    Hace tiempo me hice la misma pregunta. Cerré los ojos fuertemente y visualicé cómo quería que fuera mi trabajo. Reflexioné y al abrir los ojos todo lo que veía a mi alrededor se me antojó distinto. Todo lo veía de una forma diferente.
¿Qué cambió?
Tenía un objetivo muy claro y así configuré y planifiqué mis esfuerzos para lograrlo.
    Tú puedes conseguir igualmente todo lo que te propongas. Focaliza tu objetivo y todo te parecerá distinto.
¿Te ayudo? ¿Te guío? ¿por qué yo?

Mi objetivo será que dudes de todo. Hasta de …

Ahí está la Magia

Tradicionalmente cada 23 de junio se queman los juanillos para despedir lo negativo, quemar los malos hábitos, todo en una gran hoguera a la que le pides un deseo mientras la saltas.  Se suelen quemar los personajes del año, como Donald e Ivana Trump, que seguro que en tu barrio ya están decorando.
Saltar el fuego, desafiar al destino...
  Puede ser un buen comienzo de algo, creer en la magia de la noche más corta del año. Pero también puede representar un anclaje para empezar a cambiar, de verdad, esos hábitos que te impiden progresar. 
  Pedir un deseo implica visualizar un estado futuro. Esa visualización queda grabada, anclada, por la magia del momento, por la gran Hoguera que está quemando literalmente todo lo negativo que te rodea.
  Es un momento de meditación, de reflexión, de balance, de evaluación, pero sobre todo, de visualización.  Ahí está la Magia.

  Aprovecha esta noche para pasar la mejor noche del inicio de aquello que quieras conseguir. Visualiza la hoguera, visualiza tu est…

Escucha

Imaginemos la rutina de nuestros antepasados hace unos 20,000 años y pensemos en las tribus nómadas que migraban de acuerdo a la estación del año, siguiendo las especies animales comestibles, aprovechando frutos y raíces, e incluso utilizando herramientas rudimentarias de piedra.     Tras arduas jornadas de cacería y recolección, huyendo de las fieras y protegiéndose de las inclemencias del clima, los integrantes del clan se reunirían por la tarde para ingerir sus alimentos.  Al caer la noche, en torno a una fogata, y bajo la luz de la Luna, comenzaban a compartir consejos para cazar, advertencias de peligro o hallazgos de recursos naturales, se contaban historias, empatizaban, dialogaban. Ésta es nuestra Luna, 20.000 años después, 
¿dónde están nuestras historias? iMagina...

Desafía a tu Cerebro

Para despertar un poco las neuronas os propongo este ejercicio que nos va a ayudar a despertarnos. Pero despertarnos en sentido literal, porque no solo va a despertar nuestro pensamiento lateral, nuestra creatividad, nuestra lógica matemática, sino que además, y lo más importante, este ejercicio sirve a su vez, para focalizar la atención y desinhibirse de los sesgos, creencias y limitaciones que nos condicionan diariamente. 
   En nuestra cotidianidad entramos en una dinámica, en una rutina, en unos hábitos que arraigamos y fortalecemos cada día donde perdemos, escondemos y olvidamos nuestros recursos, nuestras aptitudes, habilidades y conocimientos.      Nuestro cerebro, es el más vago y cómodo del mundo, y siempre nos pretende el camino fácil,! No me hagas pensar demasiado! nos grita. Y para romper esa rutina, para volver a cruzar caminos neuronales, crear otros nuevos, sacar a flote viejas habilidades olvidadas, es bueno realizar este tipo de ejercicios de entrenamiento.    Sabemos…

Sal de tu zona de Confort, no montes en tu globo mental.

Estamos encerrados en nuestra propia mente. ¿Cuántas veces has dejado de intentar hacer algo porque lo primero que piensas es en el qué dirán? ¿Te has parado a pensar que la línea recta es la distancia más corta entre lo que quieres hacer, lo que has ideado, soñado y hacerlo?
   ¿Cuántos puntos intermedios recorres mentalmente, físicamente entre tu punto A (soñado-ideado) y el punto B (comenzar a hacer)?
   Seguro que muchos.

   Estamos encerrad@s en nuestra propia mente, con nuestros propios prejuicios, con nuestras propias creencias limitantes, con nuestras limitaciones mentales, con nuestro qué dirán, con nuestro qué pensará mi vecin@... A veces, hasta nos compramos ropa que nunca nos ponemos porque pensamos que nos quedará mal y nos criticarán (no lo niegues); o no hacemos una determinada pregunta porque pensamos, que pensarán, que somos tont@s, o que no tenemos cualificación, o vete tú a saber qué se nos pasa por la cabeza, y al final con la duda te quedarás.
  Nos pasamos más tiempo p…