Ir al contenido principal

Entradas

Cuenta la leyenda...

Cuenta la leyenda...Así comienzan siempre las grandes historias. Historias que nos abren los ojos como platos, que nos ensimisman esperando viajar a otros tiempos, a otros lugares, nos trasladan a otra época.
Es una técnica ancestral, así se comunicaban, respetaban y acataban las leyes, de forma oral, gracias a mitos y leyendas, gracias a narraciones que penetraban en nuestro subconsciente, que no solo sirvían para que fueran recordadas, sino además, interiorizadas y difundidas. Se creaba y compartía la cultura a través mitos, leyendas, parábolas, metáforas... un recurso didáctico, oratorio, dialéctico y retórico que ahora se está empezando a utilizar.
Enciendes la tv y ves anuncios que más que anuncios son cortometrajes... el esperado anuncio de Navidad de grandes marcas... Un viejo nuevo recurso tan efectivo como los cuentos de nana que nos hacían dormir, aunque algunos hoy día... provocan pesadillas. El recurso no es nuevo, pero se ha reinventado en el mundo empresarial, en el docente,…
Entradas recientes

¿Eres inteligente?

La suma de poder ver, oír, oler, paladear y palpar es igual a visionar, auscultar, absorber, saborear y acariciar. Instantes donde utilizas tus cinco sentidos a diario, o ¿tal vez no?¿Haces esto a diario?, ¿eres conscientes de ello? O ¿te pasa inadvertido e inconsciente? ¿Qué fue lo último que saboreaste...? 

Inteligente es aquella persona que cada vez que desea aprender toma una intensa consciencia de su ignorancia. 
Aprendamos a potenciar nuestros sentidos porque nos harán disfrutar más de nuestras experiencias. Desde sorber una cucharada de sopa, hasta acariciar a nuestra pareja. Desde escuchar el sonido del corazoncito de nuestro bebé, hasta oler el intenso olor del aroma del café. 
Nacemos con nuestros cinco sentidos, pero ¿disfrutamos de ellos? iMagina...

Y sin embargo...

¿Cuántas veces a lo largo del día nos dispersamos con pensamientos que nos devían de nuestros objetivos, de nuestra esencia como personas y resta atención a nuestras actividades laborales y diarias.?
Desde prestarle más atención al móvil , haciendo #phobbing, que a tu pareja o familia, hasta discusiones con parejas y amigos que rumian por nuestra cabeza, sin solución aparente o con solución sencilla y rápida. Quieres que las cosas salgan bien, te empeñas, te esfuerzas en una relación, esperas y deseas que el compartamiento de tu pareja, o expareja, sea el de sentido común, en un mundo donde el sentido común, no es el común de los sentidos.  Pasamos más tiempo en el mundo del debería ser, que en el de estar y ser, que en el que es. Si dedicas el, al menos, 80 por ciento de ese tiempo a ti mismo, a ti misma, mejorarás considerablemente tu autoestima, y sólo haciendo un cálculo sencillo…el mero pensamiento, reflexión que haces acerca del cómo deberían ser o comportarse los demás, ya te hac…

Atrapa la Oportunidad

¿Conoces la expresión: “a la oportunidad la pintan calva”? ¿De dónde procede esta expresión? Siempre aparece en época de crisis... Aprovecha la oportunidad, atrapa la oportunidad, la oportunidad favorece a la mente preparada, la oportunidad la pintan calva, crisis es igual a oportunidad en la misma grafía china, oportunidad, oportunidad, oportunidad... Oportunidad era una diosa de la mitología griega cuya caracteríastica principal era una calvicie casi total, a excepción de un mechón de largos cabellos. Cuenta la tradición que salía a pasearse a gran velocidad, siempre corriendo de un lado para otro y la única posibilidad de atraparla era sujetarla de ese largo cabello; pero para logararlo no solo había que ser rápido y certero, sino también anticiparte, vislumbrarla anticipadamente y prepararse para interceptarla. Tarea nada fácil ¿verdad?. A la oportunidad la pintan calva. Difícil de atrapar, pero si te lo propones, estudias su velocidad, recorrido, su personalidad, el terreno... te do…

Cambia tu mundo

Post hoc, ergo propter hoc… (Después de, por lo tanto causado por…)    Según un antiguo proverbio egipcio: “el hombre teme al tiempo, pero el tiempo teme a las pirámides.”

Cuando era pequeño pasaba la mayor parte del tiempo con mi abuelo, porque mi padre trabajaba todo el día. Se pasaba incluso varios días sin aparecer por casa. Mi madre siempre me decía que había que pagar la hipoteca de nuestra casa, el coche, la comida, los libros del colegio, etc... Por eso mi madre me dejaba cada mañana en casa de mi abuelo, mientras ella limpiaba otras casas que no tenían problemas de hipotecas. No me importaba mucho, porque me encantaba estar con mi abuelo, siempre me hablaba de la cultura egipcia, ¡tenía el salón lleno de objetos egipcios! Mi objeto preferido era un pisapapeles en forma de pirámide; y recuerdo que me decía:  -. ¿Ves esa pirámide de ahí? -. ¡Sí!, contestaba yo con los ojos como platos. -. Pues no es un pisapapeles cualquiera, suelo dejar los documentos más importantes bajo su protecció…

Debates, luego aprendes.

Recuerdo cuando estaba en el colegio que hicimos un Equipo de Debate. Nos encantaba explorar ideas, adoptar y defender todos los puntos de vista acerca de cualquier tema de actualidad. Investigábamos y nos documentábamos.     Recuerdo que obligué a mi padre a comprar El Diccionario Enciclopédico Larousse, y nos regalaron un mueble para poner encima la Tele y debajo los 16 tomos. Me encantaba perderme entre definiciones y hechos históricos.

   Estábamos informados, pero, sobre todo, estábamos ilusionados por aprender cada día de algún tema que nos sacara de la rutina de las clases.   Nos permitió hablar en público, nos permitió defender nuestras ideas, nos permitió entender las ideas de los demás. Desarrollamos mucha empatía, porque teníamos que aprender de nuestros adversarios dialécticos, comprenderlos para debatirlos. Nos permitió adoptar una escucha activa para buscar argumentos. Nos permitió analizar y estudiar las asignaturas de las clases.
    Recuerdo que una vez analizamos…

¿Juegas a iMaginar?

Recordando las conversaciones que mantenía con mi abuelo durante nuestras largas caminatas hasta el anochecer, recordé un juego al que solíamos jugar:
jugábamos a imaginar.

-. Abuelo, ¿te imaginas que cerramos los ojos fuerte, fuerte, durante 5 minutos y al abrirlos estamos en Egipto?
(En ese momento cerraba mis ojos con todas mis fuerzas y me concentraba en las Pirámides)
-. Sí, podemos intentarlo. Cerramos los ojos a la de tres y nos concentramos.

-. Vale Abuelo. (yo sabía que mi abuelo los mantenía abiertos, para cuidarme y describirme el paisaje egipcio)

-. Una, dos y…
¿Juegas?
iMagina...