Ir al contenido principal

¿Aceptas o Emprendes?

Seguro que tarde o temprano te enfrentarás al dilema...

Siempre que quieras emprender algún negocio es muy recomendable estudiar y evaluar el campo en el que desear estar, como por ejemplo: montar una inmobiliaria, una panadería, una empresa de mudanzas, un servicio de reparaciones post venta, una app, una consultoría…
 Siempre, siempre, siempre hay que estudiar el sector, para averiguar qué funciona y qué no y además evaluar la viabilidad de tu idea.

Y puede sucederte, que conforme te vas adentrando en el sector te vayas dando cuenta de que es mucho más complejo de lo que inicialmente comprendías, o incluso ya habiendo formado parte del sector y vayas a intraemprender (desde dentro como spin-off) te des cuenta que tienes mucho que aprender.

Lo que sí que es cierto, y esto te acabará ocurriendo tarde o temprano, es que advertirás oportunidades que antes eras incapaz de ver, hasta el punto, de que incluso recibas, encuentres y participes de ofertas laborales interesantes que te hagan dudar de tu idea original y quieras complementarla o desecharla, aparcarla o delegarla; pero ya no volverá a ser la misma, porque la oportunidad ha activado neuronas, la duda te ha generado emociones y la decisión tendrás que tomarla. 

¿Emprender o no emprender?
 ¿Aceptar o no aceptar?

Le ocurrió a un amigo, después de tener su idea de negocio, haberle ayudado en todo lo que necesitaba, llevarse meses estudiando, preparándose, participando e ideando… me llamó por teléfono a las 8 de la mañana y me dijo: 
“he repasado el plan de negocio, he estudiado el sector, el contexto actual y toda la geografía española… necesito que atiendas a los de la mudanza,  Trasteros Las Palmas porque irán en una hora a mi casa. 
La mudanza está en marcha, los beneficios y ventajas que tengo en las Islas Canarias para mi modelo de negocio no la tengo en Madrid”

Os podéis imaginar el resto… ¿Emprendió o Aceptó?

Sea como fuere, su modelo de negocio se convirtió en su forma de vida, casi como una filosofía que le iba a llevar a vivir, pensar y disfrutar en función del negocio que quería montar y la vida que quería vivir.

Porque a la hora de emprender, siempre lo haces con algo que te apasiona, que te gusta, que disfrutas haciendo; como ayudar, servir, escribir, interpretar, hacer pan, pasteles, bollos, cuidar a los demás… habilidades y talentos que siempre, siempre, siempre llevamos dentro, que los hemos desarrollado, hemos jugado, nos hemos divertido y se nos da especialmente e inteligentemente bien.

¿Por qué no emprender y seguir disfrutando de lo que se nos da bien?

 Es duro irse a vivir a otra ciudad, es duro levantarte cada día sin saber si llegará la oportunidad o si tu idea realmente merecerá la pena y funcionará. Es duro, pero merece la pena arriesgarse y crear oportunidades.


Eso sí, elabora un buen plan de negocio, sumérgete en tu idea, conoce el sector, la geografía, las Islas Canarias, el Sol, la Playa, la filosofía, la idiosincrasia… especialízate… y seguro que te  encontrarás ante el  dilema: 

¿Aceptas o Emprendes?

iMagina…

Comentarios

Entradas populares de este blog

Piscinas Naturales

¿Cuál es tu lema?

Hoy os recomendamos la película "La vida Secreta de Walter Mitty", en ella se insta a Dejar de Soñar y empezar a vivir, arriesgarse y afrontar desafíos. Con una espectacular fotografía esta película nos hace reflexionar sobre la cantidad de oportunidades que perdemos al no intentar aquello que soñamos, aquello que iMaginamos.  El lema de su empresa, la revista Life invita a ACTUAR es este:
"TO SEE THE WORLD, THINGS DANGEROUS TO COME TO, TO SEE BEHIND WALLS, TO DRAW CLOSER, TO FIND EACH OTHER AND TO FEEL.
THAT IS THE PURPOSE OF LIFE"
   Revista Life: La vida secreta de Walter Mitty "VER MUNDO, AFRONTAR PELIGROS, TRASPASAR MUROS, ACERCARSE A LOS DEMÁS, ENCONTRARSE Y SENTIR.
ÉSE ES EL PROPÓSITO DE LA VIDA"

Y el tuyo?, ¿cuál es tu propósito?, ¿Cuál es tu lema? y ¿el de tu empresa?... ¿Qué te define? DEJA DE SOÑAR Y EMPIEZA A VIVIR... ImAGINA...

El mejor Control Parental: la Confianza

Hace unos días hablaba con una compañera que casi con resignación me planteaba y generalizaba la gran pregunta de nuestra generación… ¿A qué edad le dejas móvil a tus hijos? ¿A qué edad les das acceso a internet? Y una vez que tengan acceso, ¿Qué haces? ¿No puedes controlar su acceso a internet, qué visitan, qué hacen, con quién hablan, por dónde navegan, cuáles son sus cookies?
La verdad es que la reflexión es bastante profunda…      Partiendo de la base de que ya nos hubiera gustado a nosotros nacer en una generación con acceso a tanta, tanta tecnología… por otro lado, tampoco lo echamos de menos porque disponíamos y utilizábamos el chip más potente del mundo: Nuestra iMaginación…
    La respuesta no es sencilla, ni mucho menos fácil de poder realizar… pero sí necesaria de evaluar y empezar a desarrollar: La Confianza. Comunicación.
    En esta era digital donde un peque de 5 meses es capaz de encontrar a Pepa Pig en Youtube… ¿Qué no será capaz hacer dentro de 20 años? Tiene to…