Ir al contenido principal

Desconexión

Vacaciones, momento de desconexión, pero seguro que te resultaría totalmente imposible desconectar de verdad.
 ¿Qué es desconectar de verdad? 
Desconectarte del móvil. 
Sí. 
¿Te has preguntado, cuántas veces consultas el móvil al día? 
Desde encender la pantalla para ver si has recibido algún WhatsApp o si has recibido algún e-mail o alguna notificación de las miles de apps que tenemos instaladas… O has consultado tus redes sociales, tu Facebook, has observado las fotos en Instagram, las stories, las tendencias en Twitter…

Ummm, ¿qué divertido verdad? Pero, ¿te has parado a pensar cuánto tiempo le dedicas al día? Y… ¿Te has parado a pensar, cuántas cosas te has perdido mirando tu pantalla del móvil?

Es verdad, que es muy tentador perder el tiempo en vacaciones mirando qué hacen los demás, capturando fotos (que no momentos) y subirlas a tus redes sociales para luego seguir “invirtiendo” tu tiempo vacacional, viendo quién lo ha visto, a quién le gusta, y lo peor de todo, quién todavía no le ha dado a me gusta…
Tentador, porque te autojustificas diciéndote que como es verano y no tienes nada que hacer, puedes “invertir” tu tiempo en esto sin remordimientos. Sin remordimientos… 

¿Acaso no lo haces ya todo el año y ocultas tus “remordimientos” bajo capas y capas de autojustificaciones? 

"Es trabajo; es solo un momento; estoy de relax; necesito desconectar del trabajo; del mundo…"

Se vuelve raro hablar de esto, pero lo veo a diario. A diario veo como procuramos más atención a las redes sociales, a la pantalla del móvil que a la gente que tienes delante. Que a las cosas que están pasando delante, el paisaje, las estrellas, el cielo, el concierto, el evento...
Y sí, está todo estudiado y se sigue estudiando y perfeccionando inviertiendo miles de millones. Las grandes corporaciones de las redes sociales estudian tus comportamientos a través de sus aplicaciones para captar tu adicción, digo atención. Y sí, provoca adicción, hasta el botón de “me gusta” de Facebook está diseñado para que enganche hacer click. Y cuánto más captan tu atención, más argumentos tienen para negociar con las empresas y más dinero ganan en publicidad. 

¿Qué cómo negocian? 
Tienen tus datos, acceso a tu tiempo, tus movimientos, tus costumbres, pero sobre todo, pueden negociar con cualquier empresa que quiera publicitar sus productos porque tienen y mantienen tu atención, cada vez más. 

El otro día... sin ir más lejos, al montarme en el coche, saltó una notificación en el móvil que me advertía que en 15 minutos llegaría a la calle Estrada. No me dirigía a esa calle aquel día, pero la semana anterior sí que estuve... iMagina que ahora en lugar de decirme que llegaré en 15 minutos a la calle Estrada, me recomienda, que pase por la calle Rosario a tomar café en la cafetería "Café para llevar" y en 25 minutos llegaré a la calle Estrada. Paso por delante de esa cafetería siempre que voy a la calle Estrada y ahora mi teléfono me ha metido en la cabeza que vaya a tomar café, incluso me avisa del tiempo que invertiré. Ya me lo estoy pensado, para la próxima vez, saldré un poco antes, pararé en la cafetería, y luego voy a la calle Estrada. ¿por qué? Porque antes no lo había pensado, pero ahora, tengo esa posibilidad en mi cabeza.
Ése es el futuro inmediato de la publicidad.

 ¿Qué empresa no querría publicitarse en un medio que sabe que vas a estar, sí tú, más de 3-5 horas al día prestándole atención?
Y no nos damos cuenta, pero así están ganando dinero. ¿Es gratis navegar por las redes sociales verdad? Pues nada es gratis, pagas con tu atención.

Quizá yo también lo haga y me autojusfique… ¿por qué no? Total, es divertido. Pero tampoco hay que ser tan radical y desconectar dejándote el móvil en casa mientras disfrutas de la playa, simplemente tienes que ser consciente del momento, de dónde estás y de con quién estás y prestarle tu atención. 

¿Te das cuenta de que prestándole más atención a las redes sociales estás haciéndoles ganar miles de millones y que si le prestaras más atención a la persona, y personas que tienes delante liberarás más dopamina, serotonina y oxitocina (la hormona del amor)? 
Sí, son las hormonas de la felicidad, las que duran más, las que generan bienestar, alegría, emociones que te erizan los vellos, provocan conductas proactivas y mejoran la autoestima. Todo con una simple conversación mirando a los ojos de quien tienes delante, sin prestarle atención al móvil.

Porque mirar a alguien a los ojos con atención aumenta la capacidad del cerebro para procesar las palabras, generar las hormonas de la felicidad y sentir emociones.

Merece la pena desconectar ¿verdad?
iMagina…





Comentarios

Entradas populares de este blog

Piscinas Naturales

¿Cuál es tu lema?

Hoy os recomendamos la película "La vida Secreta de Walter Mitty", en ella se insta a Dejar de Soñar y empezar a vivir, arriesgarse y afrontar desafíos. Con una espectacular fotografía esta película nos hace reflexionar sobre la cantidad de oportunidades que perdemos al no intentar aquello que soñamos, aquello que iMaginamos.  El lema de su empresa, la revista Life invita a ACTUAR es este:
"TO SEE THE WORLD, THINGS DANGEROUS TO COME TO, TO SEE BEHIND WALLS, TO DRAW CLOSER, TO FIND EACH OTHER AND TO FEEL.
THAT IS THE PURPOSE OF LIFE"
   Revista Life: La vida secreta de Walter Mitty "VER MUNDO, AFRONTAR PELIGROS, TRASPASAR MUROS, ACERCARSE A LOS DEMÁS, ENCONTRARSE Y SENTIR.
ÉSE ES EL PROPÓSITO DE LA VIDA"

Y el tuyo?, ¿cuál es tu propósito?, ¿Cuál es tu lema? y ¿el de tu empresa?... ¿Qué te define? DEJA DE SOÑAR Y EMPIEZA A VIVIR... ImAGINA...

Galileo Galilei

Se sentó en la Catedral de Pisa, observó un caldero suspendido en el techo mientras oscilaba de un lado a otro, utilizó su pulso para cronometrarlo y descubrió que el período de oscilación era independiente del tamaño del caldero.
Años más tarde contradijo la teoría que un cuerpo más pesado cae más rápido que uno más ligero.
Y se necesitaban agallas para decirlo, si tenemos en cuenta que la teoría que contradecía era de Aristóteles.
Vio los anillos de Saturno...

Sí, hablamos de Galileo Galilei.
Lleno de inquietudes se preguntaba el porqué de todas las cosas, buscaba, curioseaba, investigaba y comprobaba. Formulaba sus hipótesis y luego las contradecía...
Lideraba el conocimiento, construía su sabiduría. 
En una época que precisamente no acogía las buenas y grandes ideas. Y aún así, insistía... porque le impulsaban sus inquietudes.
Y ¿a ti? ¿qué te inquieta?
Y sin embargo, se mueve... iMagina...