Ir al contenido principal

En Navidad...

Había una vez un pequeño niño llamado Pablito que vivía en una aldea a las afueras de la gran ciudad. Pablito vivía en el seno de una familia muy pobre junto a sus cinco hermanos, que ya habían dejado la escuela y se dedicaban a labrar el campo y a cuidar de los poquitos animales de la granja que les quedaban.

En la aldea había una pequeña escuela que ya se estaba quedando sin niños, porque todas las familias iban emigrando hacia la gran ciudad en busca de nuevas oportunidades.    
           
Cierto día, llegando las fechas navideñas, Pablito le preguntó a su maestro:

-. Maestro Don Mendo ¿qué es la navidad? ¿Es cuando vuelves a la aldea después de visitar la gran ciudad?. Porque mi vecinos han vuelto y están celebrando esa navidad.

-. No Pablito, dijo Don Mendo. Tus vecinos aprovechan las fiestas navideñas para volver a su lugar de origen y recordar viejos  tiempos; pero luego, volverán a la gran ciudad.


-. Entonces ¿mi amigo Marcos se tendrá que ir?

-. Pues sí Pablito, dijo el Maestro Don Mendo; se irá después de la Navidad.

-. Pues no entiendo la Navidad, dijo Pablito. Entonces ¿qué es la Navidad Maestro Don Mendo?

-. La Navidad Pablito es cuando ves a tus seres queridos, te reúnes con ellos, comes, cantas, bailas, les dedicas tiempo, te llenas de energía, para luego volver a empezar con la rutina diaria; dijo el Maestro Don Mendo.

-. Claro, ¡entonces es lo que hacemos en mi casa todos los días! Nos reunimos, comemos todos  juntos, cantamos, reímos, bailamos, nos llenamos de energía para al día siguiente seguir trabajando.

-. Sí Pablito eso es la Navidad, acordarte de la gente verdaderamente importante en tu vida; aquella que te llena de energía, de esperanza; aquella que te anima a seguir adelante ante la adversidad; aquella que siempre está cuando tú la necesitas. Aquella que sabe cuándo la necesitas. Aquella que te espera, que te escucha, que comparte su alegría; aquella con quien te emocionas y no puedes apartarte de ella, que la echas de menos, que la aprecias y te sientes orgulloso cuando estás con ella.

-. Entonces vivo con mi familia siempre en Navidad, dijo Pablito; porque a pesar de no tener dinero, tenemos alegría, apenas tenemos qué comer, pero nos tenemos a nosotros mismos, nos juntamos, sonreímos, bailamos, cantamos, nos enfadamos, pero enseguida se nos pasa; lloramos cuando tenemos hambre, pero confiamos en nosotros mismos para al día siguiente comer algo, compartimos lo poco que tenemos, nos hablamos, nos escuchamos, jugamos, corremos, saltamos, pero sobre todo nos amamos. ¡Tenemos sueños y grandes deseos!

-. Sí Pablito, es exactamente eso. Dijo el Maestro Don Mendo.

-. Entonces, ¿mi amigo Marcos sólo disfruta de la Navidad un sólo día?

iMagina…

Feliz Navidad

Comentarios

Entradas populares de este blog

Piscinas Naturales

¿Cuál es tu lema?

Hoy os recomendamos la película "La vida Secreta de Walter Mitty", en ella se insta a Dejar de Soñar y empezar a vivir, arriesgarse y afrontar desafíos. Con una espectacular fotografía esta película nos hace reflexionar sobre la cantidad de oportunidades que perdemos al no intentar aquello que soñamos, aquello que iMaginamos.  El lema de su empresa, la revista Life invita a ACTUAR es este:
"TO SEE THE WORLD, THINGS DANGEROUS TO COME TO, TO SEE BEHIND WALLS, TO DRAW CLOSER, TO FIND EACH OTHER AND TO FEEL.
THAT IS THE PURPOSE OF LIFE"
   Revista Life: La vida secreta de Walter Mitty "VER MUNDO, AFRONTAR PELIGROS, TRASPASAR MUROS, ACERCARSE A LOS DEMÁS, ENCONTRARSE Y SENTIR.
ÉSE ES EL PROPÓSITO DE LA VIDA"

Y el tuyo?, ¿cuál es tu propósito?, ¿Cuál es tu lema? y ¿el de tu empresa?... ¿Qué te define? DEJA DE SOÑAR Y EMPIEZA A VIVIR... ImAGINA...

Emociones Superficiales

Muchas veces lo pienso y lo pienso porque lo veo y percibo:
¿Vivimos de simulacros de sentimientos, más que de sentimientos mismos?
    Es lo que llamo una superficialización de las personas, ¿ya no nos interesamos de verdad por los demás? 
¿Qué está pasando? ¿QUÉ NOS PASA?

    Si vemos cómo está la situación emocional hoy, veremos que hemos perdido grandes dosis de eficacia emocional, de fantasía, de ternura, de respeto... hemos ahondado en la aridez de las relaciones. Ya no se dan besos, ni abrazos porque sí...
    Seguro que también te has dado cuenta, que lo sientes y percibes: en un café con una amiga; en un saludo a alguien con quien te paras que hace tiempo que no ves... 
¿Miedo a expresar sentimientos? ¿Coraza de todo va bien? ¿No me cuentes tu película que yo ya tengo la mía? (¿Pero,CUÁL ES tu película?)
¿Qué haces para remediarlo? ¿Cómo te sientes? ¿Cómo te afecta?
Cuéntame.
iMagina...