Ir al contenido principal

Conocimientos Conectados: Creatividad

Hace unos 500 años, un barco se vio envuelto en una terrible tormenta. Mientras la lluvia azotaba la cubierta y los vientos huracanados arrancaban los aparejos, el barco empezó a hacer agua.

El capitán no tuvo otra opción más que encallar el barco y esperar ayuda.

Pero la ayuda nunca llegó, y los nativos eran hostiles.

Tras ocho largos meses, y con su tripulación hambrienta, al capitán se le ocurrió un ingenioso plan. Llamó al jefe local y le dijo que su dios estaba enfadado. Tan enfadado, que si no les traían suministros en tres días, Dios se tragaría la Luna.


Y, por supuesto, cuando salió la Luna la tercera noche, ya había empezado a desaparecer.

Asustados, los nativos corrieron de todas direcciones hacia el barco, cargados con provisiones.

Era el año 1504, y el capitán: Cristóbal Colón.

La razón por la que aparentemente fue capaz de dominar los cielos era porque tenía un calendario lunar y conocía exactamente cuándo se produciría el eclipse lunar.

Seguro que tienes muchos conocimientos, sumérgete en lo que te gusta, conéctalos con tu realidad y planifica tus sueños.


          iMagina…

Comentarios

Entradas populares de este blog

Piscinas Naturales

Estás en un Remolino Circular

HaciacomienzosdelsigloXX,elnaturalistaamericanoWilliamBeebesetropezóenlaselvadeGuyanaconelextrañoespectáculodeungrupodehormigassoldadoquecaminabanencírculo.
 El círculo tenía 40 metros de circunferencia y cada hormiga tardaba dos horas y media en dar toda la vuelta. Las hormigas siguieron dando vueltas y vueltas durante dos días hasta morir agotadas en su gran mayoría.
 Beebe acababa de ver lo que los biólogos llaman:  un "remolino circular". Este fenómeno se produce cuando las hormigas quedan accidentalmente separadas de su colonia. Una vez han perdido el rastro, obedecen sólo a una regla elemental:  seguir a la que va delante. De esta manera se produce la deambulación circular que únicamente concluye si por azar algunas hormigas rompen la cadena, y entonces se llevan a las demás.  Peroeselazarel quepodríamarcarsufuturoysusalvación,puesestánprogramadas,porasídecirlo,genéticamenteparaseguirala hormiga quevadelante;secomunicanparaadvertirlapresenciadecomida

Post hoc, ergo propter hoc… (Después de, por lo tanto causado por…)

Según un antiguo proverbio egipcio “el hombre teme al tiempo, pero el tiempo teme a las pirámides.” Cuando era pequeño pasaba la mayor parte del tiempo con mi abuelo, porque mi padre trabajaba todo el día. Se pasaba incluso varios días sin aparecer por casa. Mi madre siempre me decía que había que pagar la hipoteca de nuestra casa, el coche, la comida, etc... Por eso mi madre me dejaba cada mañana en casa de mi abuelo, mientras ella limpiaba otras casas que no tenían problemas de hipotecas. No me importaba mucho, porque me encantaba estar con mi abuelo, siempre me hablaba de la cultura egipcia, ¡tenía el salón lleno de objetos egipcios!. Mi objeto preferido era un pisapapeles en forma de pirámide; y recuerdo que me decía: -. ¿Ves esa pirámide de ahí? -. ¡Sí!, contestaba yo con los ojos como platos. -. Pues no es un pisapapeles cualquiera, suelo dejar los documentos más importantes bajo su protección, porque, ¿sabes una cosa? -. ¿Qué? Contestaba saboreando la gran respuesta que me esperaba. -…