Ir al contenido principal

El Camino del Bambú: Perseverancia

    Hace mucho tiempo, dos agricultores iban caminando por un mercado cuando se pararon ante el puesto de un vendedor de semillas, sorprendidos por unas semillas que nunca habían visto.
.- Mercader, ¿qué semillas son estas?;
le preguntó uno de ellos.

.- Son semillas de bambú. Vienen de Oriente y son unas semillas muy especiales.

.- ¿Y por qué son tan especiales?;
le espetó uno de los agricultores al mercader.

.- Si os las lleváis y las plantáis, sabréis por qué. Sólo necesitan agua y abono.

    Así, los agricultores, movidos por la curiosidad, compraron varias semillas de esa extraña planta llamada bambú.

    Tras la vuelta a sus tierras, los agricultores plantaron esas semillas y empezaron a regarlas y a abonarlas, tal y como les había dicho el mercader.

   Pasado un tiempo, las plantas no germinaban mientras que el resto de los cultivos seguían creciendo y dando frutos.

    Uno de los agricultores le dijo al otro: 
.- Aquél viejo mercader nos engañó con las semillas. De estas semillas jamás saldrá nada. 
Y decidió dejar de regar y abonarlas.

    El otro decidió seguir cultivando las semillas con lo que no pasaba un día sin regarlas ni abonarlas cuando era necesario.

    Seguía pasando el tiempo y las semillas no germinaban. Hasta que un buen día, cuando el agricultor estaba a punto de dejar de cultivarlas, se sorprendió al encontrarse con que el bambú había crecido. Y no sólo eso, sino que las plantas alcanzaron una altura de 30 metros en tan solo 6 semanas.

    ¿Cómo era posible que el bambú hubiese tardado 7 años en germinar y en sólo 6 semanas hubiese alcanzado tal tamaño?

Muy sencillo: durante esos 7 años de aparente inactividad, el bambú estaba generando un complejo sistemas de raíces que le permitirían sostener el crecimiento que iba a tener después la planta.
iMagina...

Comentarios

  1. Respuestas
    1. Sí +luz elena hernandez Muchas Gracias! Me alegro que te sea de utilidad. Un Saludo!

      Eliminar
  2. Impresionante, no conocía la anécdota, pero es genial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que le guste +Alberto Montiel y que le sea de utilidad!
      Muchas Gracias! Un Saludo!

      Eliminar
  3. Toda una leccion de vida,de Fé, de esperanza, de ser y estar.
    gracias por ser tu tb bambú

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas Gracias +Federico Dilla por tu reflexión, espero que le sea de utilidad!
      Gracias de nuevo y bienvenido a Cuaderno de Liderazgo!
      Un Saludo!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Estás en un Remolino Circular

HaciacomienzosdelsigloXX,elnaturalistaamericanoWilliamBeebesetropezóenlaselvadeGuyanaconelextrañoespectáculodeungrupodehormigassoldadoquecaminabanencírculo.
 El círculo tenía 40 metros de circunferencia y cada hormiga tardaba dos horas y media en dar toda la vuelta. Las hormigas siguieron dando vueltas y vueltas durante dos días hasta morir agotadas en su gran mayoría.
 Beebe acababa de ver lo que los biólogos llaman:  un "remolino circular". Este fenómeno se produce cuando las hormigas quedan accidentalmente separadas de su colonia. Una vez han perdido el rastro, obedecen sólo a una regla elemental:  seguir a la que va delante. De esta manera se produce la deambulación circular que únicamente concluye si por azar algunas hormigas rompen la cadena, y entonces se llevan a las demás.  Peroeselazarel quepodríamarcarsufuturoysusalvación,puesestánprogramadas,porasídecirlo,genéticamenteparaseguirala hormiga quevadelante;secomunicanparaadvertirlapresenciadecomida

Post hoc, Ergo Propter Hoc… (Después de, por lo tanto causado por…)

Según un antiguo proverbio egipcio “el hombre teme al tiempo, pero el tiempo teme a las pirámides.” Cuando era pequeño pasaba la mayor parte del tiempo con mi abuelo, porque mi padre trabajaba todo el día. Se pasaba incluso varios días sin aparecer por casa. Mi madre siempre me decía que había que pagar la hipoteca de nuestra casa, el coche, la comida, etc... Por eso mi madre me dejaba cada mañana en casa de mi abuelo, mientras ella limpiaba otras casas que no tenían problemas de hipotecas. No me importaba mucho, porque me encantaba estar con mi abuelo, siempre me hñablaba de la cultura egipcia, ¡tenía el salón lleno de objetos egipcios!. Mi objeto preferido era un pisapapeles en forma de pirámide; y recuerdo que me decía: -. ¿Ves esa pirámide de ahí? -. ¡Sí!, contestaba yo con los ojos como platos. -. Pues no es un pisapapeles cualquiera, suelo dejar los documentos más importantes bajo su protección, porque, ¿sabes una cosa? -. ¿Qué? Contestaba saboreando la gran respuesta que me esperaba. …