Ir al contenido principal

El Hombre de Acero


Hasta el más inmortal de los superhéroes tiene debilidades, tiene autoestima, tiene inseguridades, incluso… llega a estar desmotivado… perdido y sin un objetivo claro.

Buscando en su pasado, no solo encuentra inspiración y autoconocimiento, sino que además refuerza su autoestima, conoce sus fortalezas y focaliza su objetivo. Aprendiendo de todo y todos, de sus padres…

Superman encarna un líder dispuesto a conseguir sus objetivos…

Y tú estás dispuest@ a liderarte??

Comentarios

  1. Es normal tener miedo y estar inseguros, importante es seguir luchando por nuestros sueños. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto! Genial Sandra! Esa es la verdadera clave para conquistar los sueños!
      Un Saludo!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Piscinas Naturales

Estás en un Remolino Circular

HaciacomienzosdelsigloXX,elnaturalistaamericanoWilliamBeebesetropezóenlaselvadeGuyanaconelextrañoespectáculodeungrupodehormigassoldadoquecaminabanencírculo.
 El círculo tenía 40 metros de circunferencia y cada hormiga tardaba dos horas y media en dar toda la vuelta. Las hormigas siguieron dando vueltas y vueltas durante dos días hasta morir agotadas en su gran mayoría.
 Beebe acababa de ver lo que los biólogos llaman:  un "remolino circular". Este fenómeno se produce cuando las hormigas quedan accidentalmente separadas de su colonia. Una vez han perdido el rastro, obedecen sólo a una regla elemental:  seguir a la que va delante. De esta manera se produce la deambulación circular que únicamente concluye si por azar algunas hormigas rompen la cadena, y entonces se llevan a las demás.  Peroeselazarel quepodríamarcarsufuturoysusalvación,puesestánprogramadas,porasídecirlo,genéticamenteparaseguirala hormiga quevadelante;secomunicanparaadvertirlapresenciadecomida

Post hoc, ergo propter hoc… (Después de, por lo tanto causado por…)

Según un antiguo proverbio egipcio “el hombre teme al tiempo, pero el tiempo teme a las pirámides.” Cuando era pequeño pasaba la mayor parte del tiempo con mi abuelo, porque mi padre trabajaba todo el día. Se pasaba incluso varios días sin aparecer por casa. Mi madre siempre me decía que había que pagar la hipoteca de nuestra casa, el coche, la comida, etc... Por eso mi madre me dejaba cada mañana en casa de mi abuelo, mientras ella limpiaba otras casas que no tenían problemas de hipotecas. No me importaba mucho, porque me encantaba estar con mi abuelo, siempre me hablaba de la cultura egipcia, ¡tenía el salón lleno de objetos egipcios!. Mi objeto preferido era un pisapapeles en forma de pirámide; y recuerdo que me decía: -. ¿Ves esa pirámide de ahí? -. ¡Sí!, contestaba yo con los ojos como platos. -. Pues no es un pisapapeles cualquiera, suelo dejar los documentos más importantes bajo su protección, porque, ¿sabes una cosa? -. ¿Qué? Contestaba saboreando la gran respuesta que me esperaba. -…