Traductor

Published 20:50 by with 6 comments

Post hoc, ergo propter hoc… (Después de, por lo tanto causado por…)


Ahora también podremos escucharlo!


En Cuaderno siempre estamos pensando en ti...
Comenzamos esta innovación con nuestro cuento, casi fundacional!, pero sí inspirador de nuestro misión!
Esperamos comentarios, mejoras, curiosidades y anécdotas!! 

 Un saludo y Feliz Verano!!

Post hoc, ergo propter hoc… 
 (Después de, por lo tanto causado por…)

Según un antiguo proverbio egipcio:
“el hombre teme al tiempo, pero el tiempo teme a las pirámides.”
Cuando era pequeño pasaba la mayor parte del tiempo con mi abuelo, porque mi padre trabajaba todo el día. Se pasaba incluso varios días sin aparecer por casa. Mi madre siempre me decía que había que pagar nuestra casa, el coche, la comida, etc... Por eso mi madre me dejaba cada mañana en casa de mi abuelo.
Me encantaba estar con mi abuelo, siempre me hablaba de la cultura egipcia, ¡tenía el salón lleno de objetos egipcios!. Mi objeto preferido era un pisapapeles en forma de pirámide; y recuerdo que me decía: ¿Ves esa pirámide de ahí? Pues no es un pisapapeles cualquiera, suelo dejar los documentos más importantes bajo su protección, porque ¿sabes una cosa? La gran Pirámide encierra, oculta y protege un gran secreto.
Siempre me intrigó saber qué gran secreto habría debajo de la Gran Pirámide de Gizah; pero lo que más me emocionaba y me hacía temblar era pensar que, como siempre me repetía mi abuelo, su secreto está en mí.
Me apasionaba la cultura egipcia, así que mi abuelo me llevó a Egipto para conocerla; todo era enorme: magníficos Templos, Palacios, Tumbas, Pirámides. Me encantaban las Pirámides, me pasaba horas y horas contemplándolas con mi abuelo; allí, desde la lejanía divisábamos atardeceres, veíamos como el sol se perdía en la inmensidad del horizonte dejando esas bellas estructuras bajo el escrutinio de miles y millones de dioses que marcaban sobre ellas los avatares del tiempo… ¿Qué habría pasado allí?; ¿Quién construyó aquellos monumentos tan perfectos en una época tan escasa de medios?; ¿Cuál sería ese gran secreto que tendría que desvelar?... supongo que como dijo Napoleón Bonaparte: “Aunque os lo contara, no lo creeríais”.
Durante toda mi vida me obsesioné con encontrar la verdad; quería averiguar quién las construyó; quería aprender de aquello y configuré mi vida para tal fin. Me licencié y doctoré en Arquitectura moderna, hice investigaciones sobre cómo aplicar nuestros conocimientos para construir monumentos antiguos, para construir las Pirámides, pero no pude igualar aquella perfección. Tal era mi obstinación que fui objeto de burlas quijotescas en la comunidad arquitectónica, en los clubes sociales que frecuentaba, ni siquiera mis conferencias suscitaban el interés esperado. Me quedé solo. Mis amigos dejaron de confiar en mí, me decían que estaba acabado como arquitecto, que debería de cambiar de aires, dedicarme a otra cosa…; pero yo estaba convencido que podía solucionar muchos problemas arquitectónicos modernos, que podría cambiar la realidad y hacer la vida mucho más fácil, construir viviendas más baratas e incluso, construir las viviendas mucho más rápido y así de alguna forma, los padres, no tendríamos que dedicar tanto tiempo a trabajar y podríamos disfrutar más de nuestros bebés…; pero, para ello necesitaba encontrar la fórmula adecuada, hacerme con los conocimientos antiguos y aplicarlos, saber quién, cómo, cuándo y por qué construyeron las pirámides.
Me pasé años y años de mi vida estudiando aquella cultura ya desaparecida, me obcequé en conseguirlo y recordando a mis amigos decidí cambiar de aires. Empecé a verlo desde otra perspectiva, ¿qué mejor forma de saber quién y cómo se construyeron las pirámides que averiguarlo por mí mismo?; y eso hice.
Empecé a estudiar física-quántica. Por aquél entonces ya se había conseguido que un láser llegara a su destino antes de haberlo lanzado. Me aceptaron en la comunidad científica por mis teorías sobre la estructura causal del espacio-tiempo. Gané mucho prestigio, me llamaban de muchas universidades para dar conferencias y conseguí muchos patrocinadores que no dudaban en aumentar la financiación de mis investigaciones. Y como todo en la vida… llegó el momento, construí una Máquina del Tiempo y sin dudarlo puse rumbo a Egipto.
Egipto 7000 BP.
Salté en el tiempo hacia el año 7000 antes de nuestra era, hacia la fecha donde según la historia se empezó a construir la Gran Pirámide de Keops; empero lo que sabemos con seguridad a veces no es así… ¡Quedé decepcionado!. Allí no había nada, absolutamente nada. Ningún vestigio de civilización, ninguna pequeña estructura que demarcase una futura construcción. Nada. Visité Menfis, antigua ciudad egipcia y si bien existía tal ciudad, no había movimientos sociales que suscitaran una próxima empresa de tan colosales dimensiones.
Dejé mi decepción a un lado, y seguí adelante, tomé la determinación que te da la experiencia y el entusiasmo de conseguir tus sueños;  así que me puse un nombre griego Queope y construí la Gran Pirámide bajo la protección del Faraón Khufu.
Como decía un viejo amigo: “somos cautivos del tiempo y rehenes de la eternidad”; ¿por qué no hacer algo para cambiarlo?; ¿por qué no alcanzar mis sueños?...


      edit

6 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Muchas Gracias Silvia! Nos alegramos de que te guste! Bienvenida!!

      Eliminar
  2. Que historia tan conmovedora y llena de verdad.La "verdad" que si buscamos un ratito, nos daremos cuenta que está muy cerca, apenas a unos centímetros de nosotros.Gracias por compartir tan bella y real historia.Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Muchas Gracias lanuckas! Nos alegramos que te haya gustado y que saques tan cercana interpretación!! La verdad es que podemos cambiar las cosas, hay que proponérselo, luchar por aquello en lo que se cree y liderar el cambio, construir nuestros sueños!. Un Abrazo y bienvenida!

    ResponderEliminar

Somos Silvia y David y os invitamos a participar en nuestro Cuaderno de Liderazgo.
Os haremos reflexionar, os haremos pensar; os llevaremos al límite de vuestras capacidades, pero sobre todo, os haremos cruzar dichos límites y guiaros fuera de vuestra zona de confort!
Os animáis a explorar vuestras capacidades!
: cuadernodeliderazgo@gmail.com
Emprender y escribir Bienvenidos y Bienvenidas a Cuaderno de LIDERAZGO !!!


Oportunidades

cuadernodeliderazgo@gmail.com

Seguidores/as

Google+ Followers

Contando y subiendo!

Recibe en tu correo los apuntes del Cuaderno de Liderazgo

Buscar en este blog

Cuaderno de Liderazgo en el Mundo