Ir al contenido principal

¿Subes o Bajas?

¿Habéis entrado alguna vez en la espiral de la mala suerte? 

-. Vaya!!, es que tengo una mala suerte, todo me pasa a mí...

Es que todo me va mal, he dormido fatal, me he despertado con una mala leche!!; encima, en mitad de la ducha, cuando intentaba relajarme, se me va el agua caliente y he tenido que ducharme con agua fría, lo cual no me ha relajado, me ha cabreado, enfurecido.
 Al salir de la ducha casi me resbalo, menos mal que me apoyé sobre la barra donde cuelgo la toalla... si menos mal, lo peor es que la he roto y al romperla me di con ella en la espinilla y tengo un "bulto con boca y ojos" que no deja de repetirme... Sube, Sube, Sube...(con cada impulso de dolor).

          Es que entré en la espiral de la mala suerte y empecé a bajar y me pasé todo el día pensando en lo mal que me iba, así que no pude ver y desperdicié varias oportunidades que pasaron frente a mí; como por ejemplo esta misma mañana que vi pasar el camión de la bombona y nuevamente me he tenido que duchar con agua fría!!! o Como aquel cliente que necesitaba simplemente un buen consejo profesional y al final se fue cabreado (creo que le contagié mi entusiasmo), o la semana pasada cuando mi jefa me pidió opinión acerca de cómo recortar gastos y al final acabamos discutiendo del tiempo de primavera (¿que tendrá esto que ver?).

          Le voy a hacer caso al bulto de la espinilla (ya que no escucho a nadie cuando me dicen que mire el lado positivo de las cosas; me haré caso a mí mismo-aunque si el bulto de mi espinilla me sigue hablando tendré que visitar otro tipo de especialistas) y voy a subir por la espiral, voy a ver el movimiento ascendente de la espiral y voy a convertir todos esos sentimientos negativos, toda mi autocompasión en hacer algo productivo, positivo por mí y por los demás.

     Sinceramente es la mejor decisión que he tomado en mi vida. Subir!! Tengo agua caliente siempre!! (viva la energía solar), mi jefa me ha ascendido a director jefe y ahora planteamos juntos la estrategia; aquel cliente cabreado vuelve y se va feliz, y vuelve y vuelven a volver porque se siente muy bien, se sienten bien y sí, arreglé la barra donde cuelgo la toalla, aunque ahora no es una barra, es un pequeño gancho, con forma de escalera que me recuerda cada mañana, subir, subir, subir!!!.

        Y tú, ¿Subes o Bajas?

Comentarios

  1. Yo quiero subir, subir y subir, porque el otro día iba conduciendo e iba pensando en lo cara que estaba la gasolina, que ya apenas me queda dinero para llegar a fin de mes, que llevo tres entrevistas de trabajo y no me han llamado de ninguna, que en ese mismo momento iba a hacia otra entrevista y ya iba tarde, que para colmo, cuando llegué y aparqué, estaba tan nervioso que se me cayeron las llaves en una alcantarilla; menos mal que había una ferretería cerca, fabricaron un gancho y me la recuperaron, no les di ni las gracias, me fui corriendo a la entrevista y salí de ella mucho más encorajado de lo que había entrado y para colmo DE LOS COLMOS, cuando fui a coger el coche se lo había llevado la grúa... Aparqué en la zona de carga y descarga de la ferretería.
    Quiero empezar a subir y esta entrada me ha abierto los ojos, tenéis mucha razón.
    Muchas GRACIAS!!

    A.M.R.

    ResponderEliminar
  2. Momentos y circunstacias que ayudan a subir...

    Esta mañana he felcitado a mi jefe, es su cumpleaños y le felicito siempre (en esta ocasión con un mensaje al móvil)...acaba de contestarme con otro mensaje en el cual me agradece mi felicitación y me transmite que yo he formado parte del buen día que ha tenido...

    Le he ayudado en la espiral de subida y me he ayudado a mi mismo de forma indirecta...

    Cosas muy sencillas ayudan a esto.

    Gracias también.

    ResponderEliminar
  3. Los pequeños detalles son los que nos hacen grandes, tenéis razón, para subir, hay que empezar poco a poco, bajo la conciencia que estamos subiendo, aunque el peralte sea muy pronunciado, pero siempre hacia arriba.
    Nos alegremos mucho de vuestras subidas, gracias por compartirlo, porque así estamos en el mismo camino de subida, en el camino del Liderazgo.
    Muchas Gracias a todos/as.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Piscinas Naturales

Estás en un Remolino Circular

HaciacomienzosdelsigloXX,elnaturalistaamericanoWilliamBeebesetropezóenlaselvadeGuyanaconelextrañoespectáculodeungrupodehormigassoldadoquecaminabanencírculo.
 El círculo tenía 40 metros de circunferencia y cada hormiga tardaba dos horas y media en dar toda la vuelta. Las hormigas siguieron dando vueltas y vueltas durante dos días hasta morir agotadas en su gran mayoría.
 Beebe acababa de ver lo que los biólogos llaman:  un "remolino circular". Este fenómeno se produce cuando las hormigas quedan accidentalmente separadas de su colonia. Una vez han perdido el rastro, obedecen sólo a una regla elemental:  seguir a la que va delante. De esta manera se produce la deambulación circular que únicamente concluye si por azar algunas hormigas rompen la cadena, y entonces se llevan a las demás.  Peroeselazarel quepodríamarcarsufuturoysusalvación,puesestánprogramadas,porasídecirlo,genéticamenteparaseguirala hormiga quevadelante;secomunicanparaadvertirlapresenciadecomida

Post hoc, ergo propter hoc… (Después de, por lo tanto causado por…)

Según un antiguo proverbio egipcio “el hombre teme al tiempo, pero el tiempo teme a las pirámides.” Cuando era pequeño pasaba la mayor parte del tiempo con mi abuelo, porque mi padre trabajaba todo el día. Se pasaba incluso varios días sin aparecer por casa. Mi madre siempre me decía que había que pagar la hipoteca de nuestra casa, el coche, la comida, etc... Por eso mi madre me dejaba cada mañana en casa de mi abuelo, mientras ella limpiaba otras casas que no tenían problemas de hipotecas. No me importaba mucho, porque me encantaba estar con mi abuelo, siempre me hablaba de la cultura egipcia, ¡tenía el salón lleno de objetos egipcios!. Mi objeto preferido era un pisapapeles en forma de pirámide; y recuerdo que me decía: -. ¿Ves esa pirámide de ahí? -. ¡Sí!, contestaba yo con los ojos como platos. -. Pues no es un pisapapeles cualquiera, suelo dejar los documentos más importantes bajo su protección, porque, ¿sabes una cosa? -. ¿Qué? Contestaba saboreando la gran respuesta que me esperaba. -…